Curso “Técnicas de Liderazgo en clínica”

Comienzo del curso el 10 de mayo de 2019

¿A qué juega el líder para alcanzar sus objetivos?

Por Diego Martos

Como líderes necesitamos involucrarnos a tope, sin reservas. Ser un líder depende directamente de tener suficientes ganas de crear algo especial y desafiante que nos haga crecer como médicos y gestores de equipo.

El mundo emocional en el campo clínico todavía sigue siendo raro o se desprecia cuando se habla de emociones. La sociedad nos ha condicionado a tener ideas fijas o encasilladas.

El médico o su equipo tiene que liderar con atrevimiento a quien tiene la competencia (opinión sustentada en el conocimiento), una visión inspiradora, ilusionante que aúne mentes y corazones.

Un liderazgo basado en el mejor carácter (sin ser perfecto) que conecte con los demás a través de buena química sin que a su vez le tiemble el pulso a tomar decisiones (fiabilidad).

Afirmo desde mi experiencia que hay un status quo imposible de sostener. Basta ya de mediocridad vendida a precio de oro. Fin a los mediocres que tapan sus errores dedicando un tiempo precioso a su defensa, en vez de dar ejemplo a sí mismo y a las nuevas generaciones.

Animo a entrenar el músculo de lo imposible, desde la pasión, la imaginación y por supuesto con un compromiso real de cambio. Hablo de tomar fuerzas y nutrir la constancia, hará buena falta para correr con sentido cuando tengas la competencia encima. El talento no está en la cabeza, está en su corazón.

Es el momento de entender que la palabra y el lenguaje moldea las emociones propias y ajenas, incluso de forma no intencionada. Por eso hoy hemos de ir más allá del lenguaje.

¿Cómo? La clave está en cambiar la perspectiva, el estado en tiempo presente (con hechos) con enfoque al futuro. Por supuesto nadie dijo que fuera fácil. Pongámonos en marcha aceptando de antemano que nos equivocaremos y acertaremos en algún momento. ¿Si no, en qué mundo vivimos?

Para crear la figura de un líder lo mejor es usar el verbo “liderar” sin que tenga que ser una persona concreta (status) sino de acción con visión compartida.

Solo se podrá avanzar juntos si hay una visión basada en el servicio y no en el status. Por el contrario, los que no tienen ese status también tienen que aceptar el valor cultural y de acción en el verbo “liderar”.

“Si las cosas no funcionan, tenemos que provocarlas”

Por eso, animamos a que os inscribáis en nuestro curso “Técnicas de Liderazgo en clínica” dirigido a médicos y odontólogos que comienza el próximo 10 de mayo y que será impartido por Diego Martos. ¡El camino del éxito empieza aquí!

Curso "Técnicas de Liderazgo en clínica"


Call Now Button